ESPIONAJE ALEMÁN EN SUDAMÉRICA DURANTE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL



Esta información es una traducción de un artículo publicado en una revista de Inteligencia del Ejercito de los Estados Unidos en abril de 1946, de ahí los interrogantes del final del mismo, lo publicamos por lo interesante de la información y por las teorías conspiranoicas que recogen, así como una ayuda para comprender la organizaciones que ayudaron los nazis para esconderse y desaparecer en Sudamérica.

EL AMT VI D4


Al final de la Primera Guerra Mundial, los servicios de inteligencia alemanes que existían entonces fueron, al parecer, completamente desmantelados. Pero a principios de la Segunda Guerra Mundial, el servicio de inteligencia alemán había sido reconstruido tan bien que sus extensas organizaciones llegaban a todas partes del mundo. No menos importante entre las organizaciones que componen el rejuvenecido servicio de inteligencia fueron los Sicherheitedients (Servicio de Seguridad) o SD, que se creó inicialmente para proteger al Partido Nazi.

Con las maniobras de sus oficiales y el muy activo apoyo del Partido Nazi, el SD se extendió más allá de las fronteras del Reich alemán. Poco a poco fue adquiriendo más y más influencia dentro del Estado nazi y, con el tiempo, el SD se hizo cargo de muchas de las actividades de los otros servicios de inteligencia alemanes, como el Abwehr, el sistema de inteligencia del ejército alemán. El Abwehr continuó operando, pero su posición fue gradualmente subordinada a la del SD hasta que el Abwehr finalmente quedó bajo completa dominación del Partido Nazi.

El SD, a través de una fusión con la Policía Secreta del Estado (Gestapo) y la Policía Criminal (Kripo), se convirtió en el Departamento Central de Seguridad del Reich (Reichssicherheitshauptamt) o RSHA. La RSHA se dividió en siete secciones (Ämter), cada una de las cuales estaba encargada de tareas específicas. Cada sección se dividía a su vez en subsecciones, que se establecían sobre líneas geográficas o funcionales, y se daban designaciones en letras.

La Amt VI (Sección VI) era la sección que se ocupaba de la inteligencia en política extranjera. La subsección D4 era la rama sudamericana - la totalidad de América del Sur se estableció en la sede alemana con el nombre de Amt VI D4.

OPERACIONES EN SUDAMÉRICA
Con el cuartel general en Buenos Aires, la Amt VI D4 realizó en América Latina todas las actividades de espionaje de la Amt VI. La función principal de la Amt VI era, por supuesto, una inteligencia política secreta. Las misiones de la Amt VI que se dirigían a cualquier país tenían las siguientes tareas: proporcionar al Gobierno alemán toda la información necesaria para explotar la situación política de cualquier país; reclutar informadores en la administración, la industria, el campesinado, las corporaciones, la juventud, la policía y todos los sectores de la sociedad; reclutar a agentes cuya misión sería la eliminación final de las instituciones políticas y militares que se opusieran a la de los alemanes en los países ocupados; y animar y fomentar a todas las organizaciones, oficiales o no, que se encuentren fuera de Alemania y que tengan por norma la defensa del avance de las ideologías nazis.

El agente de la Amt VI solía tener una posición de "cobertura" pequeña, algo insignificante, para disfrazar sus actividades reales. A veces este puesto de cobertura era un puesto menor en la Embajada o Consulado Alemán, diseñado para mantener al agente en el trasfondo de las actividades diplomáticas. A menudo el puesto era el de un empleado de una empresa alemana, o el agente ocupaba algún puesto como piloto en una de las aerolíneas sudamericanas controladas por los alemanes. Era el tipo de puesto que tenía pocos deberes, lo que dejaba la mayor parte del tiempo libre del agente para actividades de inteligencia.

El informante de la Amt VI, a diferencia del agente que lo dirigía, no era, en general, un agente de inteligencia entrenado. Normalmente era la persona que se sentía atraída por la organización Amt VI a través del patriotismo o la atracción del beneficio económico. Los trabajadores de las empresas alemanas eran a menudo informantes de la Amt VI y de otros servicios de inteligencia alemanes Tanto es así, que ser empleado de una gran empresa alemana con sucursales y filiales en todo el mundo era sospechoso de serlo como agente.

La Amt VI logró, antes del final de la guerra, operar organizaciones de la Amt VI en todas las capitales de Europa y en toda América Latina.

El Amt VI D4 estaba dirigido por un hombre que apareció por primera vez en la escena latinoamericana en 1937. Su posición de "encubierto" era la de un hombre de negocios que trabajaba para una empresa establecida.

Al principio, la comunicación con Berlín se realizaba a través de los canales normales. Se utilizaban correos diplomáticos hasta que, por diversas razones, esto se hizo impracticable. En algunos casos, los agentes de la Amt VI trabajaban independientemente de las embajadas y consulados alemanes. Se utilizaban muchos otros medios de transmisión de información. Los marineros de barcos neutrales, en su mayoría españoles, se convertían en mensajeros. En España y Portugal se utilizaban como "buzones" y los informes se enviaban a Berlín a través de los canales establecidos. En un caso, un sacerdote fue utilizado como mensajero. La información que se consideraba de carácter urgente se enviaba a Berlín por medio de emisoras de radio clandestinas. Una gran red de estos transmisores se estableció en América del Sur, nueve de ellos en Argentina. Algunos de los transmisores fueron llevados desde Alemania en valija diplomática.

Los fondos se proporcionaban a través de las embajadas alemanas. Más tarde se hizo más difícil obtener dinero de esta fuente y se pidió ayuda a las empresas alemanas de la localidad. A las instituciones nazis locales también se les exigió que proporcionaran dinero. Cuando se rompían las relaciones diplomáticas entre Alemania y el país en cuestión, se dejaban grandes sumas de dinero al cuidado de los agentes de "permanencia" y a veces se introducían de contrabando sumas adicionales en los países para fines de espionaje.

EL AGENTE
Las actividades de la Amt VI D4 pueden ilustrarse trazando la carrera de uno de sus agentes. Un personaje real en la escena, podemos llamarlo por un nombre alemán muy común de Jacob Schmidt. Ese, por supuesto, no es su verdadero nombre.

Schmidt no era un hombre pintoresco. Había nacido en Prusia y había vivido en Alemania hasta 1930. Ese año se fue a España y trabajó en un banco de Barcelona. Más tarde fue contratado por una agencia de viajes en un puesto de menor importancia. En 1934 solicitó -y recibió- un puesto de delegado en Barcelona de una organización alemana de viajes por ferrocarril.

La guerra civil española obligó a Schmidt a regresar a Alemania, pero en noviembre de 1936 fue nombrado representante de la "Agencia de Viajes de Europa Central" en una oficina sudamericana.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Schmidt, que deseaba hacer algo por su país natal, se puso en contacto con la Embajada de Alemania y le preguntó si quería regresar a Alemania. Se le dijo que no podía y que podía servir a su país igual de bien donde estaba. Se le pidió que se dedicara a recopilar información sobre los esfuerzos militares de Inglaterra, los movimientos de transporte marítimo, la cantidad de producción y otros preparativos de guerra pertinentes de los Aliados.

Schmidt pudo obtener información de muchas fuentes, como periódicos, revistas y otras publicaciones, y de fuentes menos abiertas. Toda la información que obtuvo la transmitió a la Embajada, sabiendo que sería transmitida a Alemania.

Continuó con este tipo de actividad hasta septiembre de 1942, cuando su hombre de enlace con la Embajada fue llamado a Alemania. Antes de partir, el hombre de enlace le dijo a Schmidt que continuara con sus actividades y que enviara información directamente a Berlín si era posible. Si no podía enviar su información directamente a Alemania, debía enviarla a España para que fuera entregada en el Consulado Alemán allí. El hombre de contacto dejó a Schmidt 12.000 dólares para este propósito.

A través de otro hombre de contacto, no relacionado con la Embajada Alemana, Schmidt pudo hacer los arreglos para llevar su información a España. Conoció a otras personas que pudieron obtener información a través de él. En su mayor parte, se trataba de marineros y oficiales a bordo de barcos españoles a los que el Consulado alemán en España pagaba. Schmidt enviaba fielmente los informes cada dos semanas, en sobres sin dirección.


Schmidt pudo obtener información de muchas fuentes, como periódicos, revistas y otras publicaciones, y de fuentes menos abiertas.

En octubre de 1942, Schmidt recibió órdenes de Alemania de contactar a un hombre que estaba a cargo del espionaje alemán en otra parte de América Latina. Este hombre era un empleado de banco. Schmidt obtuvo documentos de identidad falsos que le permitieron viajar sin dificultad y visitó al otro agente. Allí recibió una gran cantidad de información que inmediatamente transmitió a Alemania. Alguna información provenía de un oficial del ejército sudamericano.

Durante su carrera de espionaje, Schmidt fue contactado por muchas personas, tanto alemanas como nativas de la zona. Algunas de estas personas trabajaban para Alemania de la misma manera que Schmidt. Conoció, por ejemplo, a dos de los agentes de espionaje alemanes de mayor rango en Sudamérica. Uno de ellos, el jefe de la Amt VI D4, llevó a Schmidt, en 1943, a una granja en la costa donde un transmisor de radio de onda corta estaba oculto en una carcasa de aspecto inocente. La radio era operada por el conserje de la propiedad, quien hablaba alemán con fluidez, aunque no era alemán.

Entre otras cosas, se le pidió a Schmidt que investigara y presentara datos sobre dónde sería un lugar ideal a lo largo de la costa para desembarcar agentes adicionales por submarino. Así lo hizo, presentando fotografías y recomendaciones. No se sabe con certeza si sus recomendaciones se aplicaron o no.

En febrero de 1944, tras una ruptura de las relaciones diplomáticas entre Alemania y el país en el que se encontraba en ese momento, Schmidt y un gran grupo u otros agentes nazis fueron arrestados y encarcelados. Al final de la guerra, estuvo en la cárcel y no se sabe si fue juzgado como criminal de guerra.

POSIBILIDADES DE POSGUERRA
Para que funcionen eficientemente, los organismos de inteligencia deben tener un control central. Si no hay control central, cada componente de la organización de inteligencia se convierte en una pequeña agencia de inteligencia autónoma, pero se pierde la eficacia general del sistema.

El control central de la organización de inteligencia alemana fue destruido. Antes del final de la guerra, se hicieron algunos intentos de organizar operaciones clandestinas que operarían después de la caída de Alemania. Hay pruebas de que se enviaron grandes sumas de dinero desde Alemania para financiar la continuación de las operaciones de inteligencia de la posguerra. Sin embargo, el repentino colapso de Alemania impidió la aplicación de este elaborado plan.

El ascenso del sistema de inteligencia alemán desde la destrucción al final de la Primera Guerra Mundial hasta las organizaciones lejanas que operaron durante la Segunda Guerra Mundial es prueba suficiente de que las actividades de inteligencia no son fáciles de erradicar.

Fuera de Alemania, hoy en día, todavía hay grupos de alemanes que se aferran firmemente a la ideología nazi. Hay muchas empresas alemanas que todavía están haciendo negocios en países neutrales, incluyendo los países de América del Sur. Es posible que personas como éstas se sientan estimuladas por los sueños de un resurgimiento de la ideología nazi, y que intenten restablecer las organizaciones de inteligencia hacia el día en que se espera que resurja el poder alemán.



Un transmisor de radio de onda corta estaba oculto en una carcasa de aspecto inocente. La radio era operada por el conserje de la propiedad, quien hablaba alemán con fluidez, aunque no era alemán.

Es muy probable que esos grupos recurran a antiguos agentes y organizaciones de inteligencia, especialmente a los que no han sido detectados. Este grupo incluiría hombres de negocios en países extranjeros, organizaciones alemanas, científicos y otros cuya posición o conocimiento les haría ideales para actividades clandestinas.

Así, aunque la Alemania de Adolf Hitler ha sido destruida, la seguridad futura de los Estados Unidos requiere que vigile cuidadosamente los restos del Reichssicherheitshaptamt.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Destacado

Doctrina soviética para el apoyo de la aviación a los tanques durante la guerra (década de los 60)

El gobierno norteamericano lleva varios años desclasificando toda documentación que tiene más de 50 años y no presenta un riesgo para sus i...

Artículos más vistos