EL DRAGÓN NEGRO


En la mañana del 26 de febrero de 1936, en la ciudad de Tokio, Japón, un grupo de jóvenes oficiales del ejército entró en la casa del primer ministro japonés, Keisuke Okada. Unos momentos después, en una descarga de fuego, mataron al cuñado de Okada. El asesinato fue un error. Los jóvenes oficiales partieron creyendo que habían asesinado al Primer Ministro. En otras partes de Tokio en ese momento, grupos similares de jóvenes militaristas atacaban a otros políticos japoneses con más éxito. Entre los funcionarios del gobierno que murieron tan violentamente se encontraban Korekigo Takahashi, Ministro de Finanzas, y Makoto Saito, el Lord Guardián del Sello Privado.

Así fue el motín del ejército de 1936. Un grupo de oficiales jóvenes y militaristas, insatisfechos con el conservadurismo del Gobierno Imperial, recurrieron a la vieja tradición japonesa en un intento de forzar un cambio de política gubernamental a través del asesinato político. Aunque el motín duró poco y el intento de asesinato del primer ministro japonés fracasó, Keisuke Okada renunció a su cargo. En su lugar apareció  Koki Hirota, que tras la guerra fue capturado por el Ejercito de los estados Unidos,  y juzgado como criminal de guerra, siendo el único civil que fue condenado a muerte por el tribunal de Tokio.

En el momento del motín, algunos observadores experimentados del Lejano Oriente sospechaban que el asesinato se debía a la insatisfacción de los oficiales del ejército afectados. El asunto mostraba indicios de haber sido influenciado por una de las organizaciones políticas más despiadadas de Oriente: la mal llamada Sociedad del Dragón Negro.

La tradición de la venganza personal, la violencia y la actividad extralegal impregna la historia japonesa. En los últimos años, esta tradición ha sido fomentada en Japón no sólo por la Sociedad del Dragón Negro, sino también por otras organizaciones secretas no tan conocidas por los occidentales, pero igualmente malévolas en su misión y métodos. Aunque estas sociedades han sido llamadas "secretas" y no han dado publicidad a sus miembros, muchos de sus líderes han sido figuras públicas prominentes, y sus objetivos han sido ampliamente conocidos en Japón. No han dudado en utilizar métodos tan turbios como las amenazas, el soborno, la intimidación, el chantaje e incluso el asesinato, para lograr sus objetivos - en los últimos años, la expansión agresiva del Imperio Japonés.

EL OCÉANO NEGRO
El prototipo de las sociedades patrióticas japonesas modernas es la Genyosha o Sociedad del Océano Negro, cuyos orígenes se remontan a la Restauración Meiji de 1868. En ese momento, Japón estaba bajo el dominio militar de la familia Tokugawa, que era lo suficientemente poderosa como para mantener al emperador Meiji en una posición subordinada. Muchos de los samuráis (guerreros aristocráticos) y ronin (caballeros sin maestro) se oponían a los Tokugawa. Bajo el dominio de Tokugawa, este otrora poderoso grupo de caballeros y guerreros se encontró en una situación económica desesperada y con una posición política en declive. Les molestaba la baja posición del Emperador, y la apertura de Japón a los extranjeros en desobediencia directa a los deseos del Emperador.

En 1868 estos hombres derrocaron al gobierno de Tokugawa y restauraron al Emperador Meiji a su trono. Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que los samuráis descubrieran que el nuevo gobierno no había logrado mejorar su situación económica a través de su tradicional profesión de guerreros.  Además, los cargos políticos que los samuráis esperaban recibir como recompensa eran para otros.

El nuevo gobierno se negó a tolerar los planes de los expansionistas samurai para una expedición de conquista contra Corea. El proyecto de expansión hacia el continente había sido durante mucho tiempo una propuesta favorita de los samuráis de Fukuoka, cuya tierra es el lugar más cercano donde los japoneses se acercan al continente. Finalmente, y sobre todo para estos hombres, que durante mucho tiempo habían considerado la profesión de guerrero como su especialidad, el gobierno se dispuso a formar un ejército de reclutas de todas las clases.

En 1877, bajo el liderazgo de Takamori Saigo, los samuráis se rebelaron contra el gobierno de Tokio. Encontraron que su habilidad con la espada no era rival para las armas de fuego occidentales ni para los números superiores del despreciado ejército de reclutas.

Fue después de su derrota a manos de las fuerzas del gobierno que los descontentos samuráis, que ya habían estado conspirando en secreto durante algunos años, comenzaron a coordinar sus actividades subversivas a través de la formación del Genyosha. Entre los seguidores de Saigo derrotados estaban Mitsuru Toyama y Ryohei Uchida. Ambos vivieron una vejez madura -Toyama murió en 1944- y si estuvieran vivos hoy, sin duda estarían a la espera de ser juzgados como criminales de guerra. Estos dos hombres, en 1881, reunieron a algunos de los pequeños grupos de hombres de Fukuoka y formalmente establecieron la Genyosha, la Sociedad del Océano Negro, que se reunía regularmente para declamar contra el gobierno, los extranjeros y Corea. La sociedad recibe su nombre por el estrecho que separa a Kyushu de Corea, el camino más corto hacia el continente.


En 1877, los "samurai" se rebelaron contra el gobierno de Tokio. Encontraron que su habilidad con la espada no era rival para las armas de fuego occidentales ni para los números superiores del despreciado ejército de reclutas.

Convencidos, por el fracaso de la rebelión de Saigo, de la inutilidad de oponerse al gobierno por medio de la revuelta armada, los Genyosha decidieron impulsar sus ideas expansionistas cultivando a los importantes líderes militares y a la burocracia y, a través de ellos, ganarse el oído de otras figuras poderosas del gobierno. Al mismo tiempo, el Genyosha comenzó a establecer una red de agentes en toda Asia, particularmente en China y Corea. Los jóvenes fueron enviados al continente, a veces bajo la apariencia de vendedores ambulantes de medicinas, para investigar las condiciones económicas y agrícolas, los agravios fiscales, las carreteras y las comunicaciones, las defensas y las personalidades que podrían ser amistosas con Japón. Toda esta información, por supuesto, resultó ser valiosa para el Ejército y el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Alrededor de 1890 se informa que el gobierno ha comenzado a dar apoyo directo pero secreto a estas actividades. La Sociedad ayudó a conseguir el apoyo popular de los militares para la Guerra Chino-Japonesa de 1894-95, que resultó en la desastrosa derrota del Imperio Chino, y la eliminación de la soberanía china sobre Corea. En efecto, los deseos expansionistas de los Genyosha estaban empezando a hacerse realidad.

EL DRAGÓN NEGRO
Después de la guerra chino-japonesa, los expansionistas dirigieron su atención a Rusia, que era el segundo mayor obstáculo para la expansión japonesa en el continente. En 1901 Ryohei Uchida, habiendo tenido tanto éxito en la organización de los Genyosha, comenzó a organizar una sociedad similar conocida hoy como Kokuryukai, el Dragón Negro.

La Sociedad del Dragón Negro, que para los occidentales es el más conocido de los grupos secretos japoneses, tomó su nombre de la interpretación japonesa de los caracteres chinos que designan el río Amur, el límite entre Siberia y Manchuria. El Kokuryukai lanzó inmediatamente una campaña de propaganda anti-rusa, llamando la atención del público japonés sobre las actividades imperialistas de Rusia en el Lejano Oriente. Al mismo tiempo, la sociedad publicó libros destinados a probar la debilidad militar de Rusia. Publicó mapas precisos de Manchuria, proporcionó una buena parte de la inteligencia preliminar necesaria para el Ejército y estableció una escuela de ruso. En 1904-05 se libró la guerra ruso-japonesa. Se supone que la sociedad ha fomentado disturbios para protestar contra los términos del Tratado de Portsmouth que puso fin a las hostilidades.

Cuando se supo de Uchida, había aparecido en Corea, donde trabajó con otros japoneses para la anexión de ese país a Japón. Sus esfuerzos contribuyeron sin duda a la anexión definitiva de Corea en 1910.

El historial de los Kokuryukai y los Genyosha de inmiscuirse en los asuntos asiáticos, fomentar el malestar y propagar el expansionismo japonés continúa hasta la era actual. Incluye el estímulo de Sun en su movimiento revolucionario en China, y de Aguinaldo en la Insurrección Filipina en 1899.

En 1916, se intentó asesinar al virrey británico en la India. El supuesto asesino, un hombre llamado Bose, aceptó la protección de los Kokuryukai. Durante la Segunda Guerra Mundial, Bose apareció en el sudeste asiático como uno de los "quislings" de Japón para la India.

En el período entre las dos guerras mundiales, la Sociedad del Dragón Negro trabajó con rusos blancos en Manchuria y Shanghai, con líderes religiosos asiáticos descontentos y con varios "señores de la guerra" y bandidos chinos. Los Kokuryukai organizaron una vez un dramático funeral para un hombre desconocido que se había suicidado frente a la embajada estadounidense en protesta contra la Ley de Exclusión Oriental. Se informa que sus agentes estuvieron activos en la conspiración del "Incidente de Manchuria" en 1931.

Fue en 1931 cuando el Dragón Negro mostró abiertamente su mano en los asuntos internos al lanzar un partido político, el Dai Nippon Seisanto -Gran Partido de la Producción Japonesa. Ryohei Uchida, el agitador estrella, fue uno de los fundadores, y su igualmente omnipresente amigo, Mitsuru Toyama, fue incluido en la lista como "asesor". El partido se esforzó, al igual que los nazis en Alemania, por abarcar todas las cosas para todos los pueblos, en un intento de unir a fascistas, nacionalistas y socialistas.

La plataforma del nuevo partido pedía la abolición de los partidos políticos y del gobierno por parte de los plutócratas. Abogó por una economía socialista, el exterminio del comunismo y otros elementos proletarios "traidores", el desarrollo de una política diplomática agresiva y el establecimiento de los países "independientes" de Manchuria y Mongolia. Con este fin, el nuevo partido agitó por la expansión del Ejército y la Marina, la eliminación del hombre blanco de Asia y el establecimiento de una "Asia naciente y recién despertada".

Tal plataforma encarnaba todos los requisitos del fascismo. Aunque el propio partido no obtuvo un amplio apoyo popular en Japón, sus principios son los que han guiado a Japón en los últimos años. Fueron los elementos dominantes dentro del ejército japonés los que gradualmente adoptaron y ampliaron estos mismos principios. A medida que el Ejército crecía en fuerza política, los líderes de Kokuryukai y otras sociedades ultranacionalistas salían cada vez más a la luz.

Los Kokuryukai continuaron sirviendo como una organización de propaganda para defender el programa agresivo del Ejército. De vez en cuando "ponía en aprietos" a los oficiales recalcitrantes. En 1942, con Japón envuelto en un conflicto mundial, la sociedad anunció que se estaba disolviendo para fusionarse con otros 17 importantes grupos nacionalistas y formar la Liga para el Desarrollo del Gran Japón de Asia. Sin embargo, esto no era más que un gesto acorde con los tiempos, ya que la Sociedad del Dragón Negro había existido el tiempo suficiente para ver realizadas temporalmente la mayoría de sus aspiraciones, y sus oponentes domésticos -los partidos políticos y los comunistas- habían sido eliminados o llevados a la clandestinidad.

"GOBIERNO MEDIANTE ASESINATO"
Aunque la Sociedad del Dragón Negro operaba con los beneficios de todas las formas conocidas de espionaje y gangsterismo, quizás ninguna arma en su mano era más efectiva que la peculiar actitud japonesa hacia el asesinato político. El asesinato, el gangsterismo y la matonería han sido aceptados desde hace mucho tiempo por las tácticas políticas japonesas, y los asesinos japoneses han sido considerados generalmente como héroes, si se consideraba que sus acciones estaban motivadas por la lealtad, el patriotismo u otros elevados "principios morales". Esta actitud, al igual que la tolerancia al suicidio, ha sido un estorbo para los días feudales de Japón.

No hay pruebas ciertas que demuestren que la Sociedad del Dragón Negro contrató asesinos o matones directamente. Sus métodos eran probablemente más sutiles que eso. Sin embargo, a través de algunas de las sociedades conectadas con el Dragón Negro, tuvo contacto con muchos jóvenes que eran herramientas listas de los Kokuryukai. Despertó el ardor patriótico de estos jóvenes, los convenció de la necesidad de lograr ciertos fines, y señaló al oficial u oficiales que se interponían en el camino. Los jóvenes tomarían entonces el asunto en sus propias manos.

Con esas tácticas, los Kokuryukai se hicieron conocidos como protectores de matones y asesinos, manteniéndolos encubiertos y sobornando a la policía o a los jueces que fueron acusados de capturarlos y enjuiciarlos. Se dijo que la policía no se atrevió a arrestar a un hombre que había encontrado refugio en la casa de Mitsuru Toyama.

Un incidente que había sido citado como una ilustración perfecta de los métodos de Kokuryukai involucra al propio Toyama. Justo antes de la guerra ruso-japonesa, Toyama se comprometió a "convencer" al vacilante marqués Hirobumi Ito, el gran estadista de la era Meiji, de que la alianza anglo-japonesa debía concluir y que la guerra con Rusia debía comenzar. Con una mezcla de descaro, insultos estudiados, amenazas veladas y halagos, Toyama y tres amigos aseguraron la promesa de Ito de cooperar.


El "Kokuryukai" continuó sirviendo como una organización de propaganda para defender el programa agresivo del Ejército. De vez en cuando "ponía en aprietos" a los oficiales recalcitrantes.


El "Kokuryukai" organizó una vez un dramático funeral para un hombre desconocido que se había suicidado frente a la embajada estadounidense en protesta contra la Ley de Exclusión Oriental.


Con el fin de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación de Japón, el Kokuryukai fue oficialmente disuelto y sus influyentes líderes arrestados. Sin embargo, hay que recordar que el Dragón Negro era sólo una de muchas organizaciones similares, y que la filosofía nacionalista que toleraba el asesinato político y el gangsterismo se extendía por todo Japón. Las bases de los miembros de estas sociedades -los jóvenes con los que se podía contar para participar en las manifestaciones, y que a menudo se les podía persuadir para que tomaran medidas directas contra los individuos- eran el producto de años de adoctrinamiento nacionalista. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Destacado

Doctrina soviética para el apoyo de la aviación a los tanques durante la guerra (década de los 60)

El gobierno norteamericano lleva varios años desclasificando toda documentación que tiene más de 50 años y no presenta un riesgo para sus i...

Artículos más vistos