Doctrina soviética para el empleo de tropas montadas a caballo en la Segunda Guerra Mundial.



La caballería, al igual que un seguro, es caro pero es bueno tenerla a mano cuando realmente lo necesitas. En la Rusia de mediados del siglo XX, donde la equitación era parte de la vida cotidiana de miles de personas, el Ejército Rojo fue capaz de mantener uno de los mejores componentes montados en caballos del mundo. Esta es la doctrina con la que los soldados de caballería soviéticos llegaron a la victoria en la Segunda Guerra Mundial.

El Ejército Rojo, a diferencia del resto de las potencias aliadas, no relegó a la caballería al destierro durante la Segunda Guerra Mundial. En cambio, la Rusia soviética hizo un uso efectivo de sus componentes de caballería, e incluso aumentó el número de unidades de caballería. La U.R.S.S. demostró que el empleo de la caballería como fuerza de ataque independiente, y como componente de un equipo de caballería-tanque, está claramente justificado. Los resultados obtenidos por las unidades de caballería del Ejército Rojo demostraron el derecho de los casi legendarios cosacos a seguir formando parte de las fuerzas armadas de la U.R.S.S. Las lecciones aprendidas debieron ser estudiadas por otros países.

La caballería siempre ha desempeñado un papel importante en las campañas militares rusas. Las fuerzas de la caballería rusa han sido conocidas en todas las guerras en las que las tropas rusas han luchado. Durante el reinado del zar Iván el Terrible, una fuerza cosaca relativamente pequeña bajo Ermak logró la conquista y anexión de Siberia. Las grandes distancias, no marcadas por las carreteras, y el difícil terreno de esa zona estaban hechos a medida para una operación de caballería.

En el periodo de entreguerra, se usaban en grandes áreas de llanuras planas y estepas en la U.R.S.S. que tenían sólo una red limitada de carreteras. La fácil travesía de estas áreas era factible sólo para los caballos. Las condiciones climáticas en Europa del Este, especialmente durante los deshielos de primavera, imponían una limitación muy estricta a todos los movimientos, excepto en las carreteras de primera clase. Cada primavera, Ucrania, Rusia Blanca y Polonia Oriental se convertían en verdaderos mares de barro casi increíblemente profundo. En consecuencia, la caballería ha sido un brazo indispensable del Ejército Rojo, incluso en la guerra de fuerzas mecanizadas y motorizadas.

Desde 1917, cuando el Ejército Rojo se hizo cargo de las fuerzas del Zar, las unidades de caballería del Ejército Rojo han sufrido muchos cambios. Entre otras cosas, la fuerza total del brazo de caballería se ha incrementado. Durante la Segunda Guerra Mundial, el Ejército Rojo tenía aproximadamente 10 cuerpos de caballería. Otros cambios han aumentado el poder de fuego de las unidades de caballería añadiendo morteros; más y más artillería pesada, incluso autopropulsada; más armas automáticas, incluso ametralladoras; y haciendo que los regimientos de tanques sean una parte integral del cuerpo de caballería.

La valoración de la caballería como arma de combate por parte del Ejército Rojo se ve reforzada por el establecimiento, desde 1934, de 74 ganaderías, ubicadas geográficamente para la cría de los caballos que mejor se adaptan a la zona. Las granjas son operadas por el Servicio de Remontas del Ejército Rojo.



Para ser un soldado de caballería en el Ejército Rojo, un soldado soviético no tiene que ser cosaco. Y, contrariamente a la creencia popular, los cosacos no tienen el monopolio del brazo de la caballería. Las unidades cosacas, como los cosacos de Kuban (arriba), son reclutados entre los jinetes de toda la vida de la zona de Kuban de la U.R.S.S. Pero los jinetes también son reclutados de otras áreas, y aunque puedan carecer del glamour del cosaco, son soldados que no dejan de ser eficientes. Una unidad de caballería no cosaca se muestra abajo.



La organización de la caballería del Ejército Rojo difería considerablemente de la organización de las unidades de caballería de, por ejemplo, los Estados Unidos. Numéricamente, las unidades del Ejército Rojo eran las más pequeñas. Un cuerpo de caballería soviético era aproximadamente igual numéricamente a una división de caballería reforzada de Estados Unidos. Dentro del cuerpo de caballería del Ejército Rojo, también había de dos a cuatro regimientos de tanques como elementos orgánicos del cuerpo. El regimiento de caballería de la U.R.S.S. estaba diseñado para proporcionar una fuerza de ataque pequeña y móvil, fuertemente reforzada por armas de apoyo. Numéricamente igual a menos de la mitad de un regimiento de infantería del Ejército Rojo, el regimiento de caballería de la U.R.S.S. tenía casi la misma potencia de fuego en las armas de apoyo.

En el cuerpo de caballería, los elementos de artillería jugaban un papel importante. El comandante de artillería del cuerpo tenía a su disposición cinco regimientos de artillería, armados con una variedad de armas. El tipo y el número relativo de armas de artillería se seleccionaban para conseguir la máxima flexibilidad y poder de choque sin perjudicar la movilidad del cuerpo. Incluyendo morteros y artillería de las divisiones de caballería, el cuerpo de caballería tenía casi 350 piezas de artillería, además de varios lanzacohetes múltiples. Esto era suficiente para lanzar, en una sola salva, una andanada de fuego de más de 6 toneladas.

LA CABALLERÍA EN LA OFENSIVA

La doctrina del Ejército Rojo enfatizaba que la caballería debía ser usada como una fuerza de ataque independiente; que la caballería no era un sustituto de las fuerzas mecanizadas, sino que era una fuerza poderosa para las operaciones en las que las unidades motorizadas estaban impedidas por terrenos intransitables. Por definición del Ejército Rojo, la caballería era capaz de participar en todo tipo de combate y de llevar a cabo acciones de todo tipo en cooperación con otras armas; además de ser capaz de operar de forma independiente.

Operando aparte de otras tropas, la caballería intentaba atacar el flanco o retaguardia del enemigo, rodear y destruir el cuerpo principal, y cooperar generalmente con las fuerzas aéreas, unidades blindadas, unidades aerotransportadas y grupos de asalto frontal. Otras misiones de caballería eran las incursiones a gran escala, el control de los movimientos de tropas de otras armas, y los contraataques contra los flancos enemigos y lejos de áreas ocultas en la retaguardia de una posición defensiva.


La tripulación de un cañón autopropulsado de 85 mm, sobre un chasis de tanque T34 (cazacarros denominado Su-85) conduce su arma a través de una ciudad en Rumania. Estas armas era equipo orgánico de los dos regimientos de tanques dentro del cuerpo de caballería soviético.



Tanques T34 en Manchuria. Al igual que los cazacarros, son la fuerza orgánica blindada dentro de los dos regimientos de tanques del cuerpo de caballería.

La caballería podía operar en condiciones climáticas muy severas y en terrenos muy accidentados. En terrenos extremadamente difíciles, la caballería del Ejército Rojo podía recorrer un promedio de 5 millas por hora. Las unidades pequeñas eran incapaces de mantener un movimiento continuo durante largos periodos bajo condiciones de combate debido a la falta de transporte orgánico y a la dificultad de reabastecimiento. Sin embargo, las unidades grandes, con un tren de suministro considerable y un sistema de reabastecimiento establecido, podían funcionar durante períodos mucho más largos y a lo largo de largas distancias. A un cuerpo de caballería reforzado se le dio la misión de penetrar detrás de las líneas alemanas y avanzar 60 millas paralelas al frente y a través de las líneas de comunicación enemigas, efectuando así un cruce con otro cuerpo de caballería en el área. El movimiento fue enteramente a través de bosques y a través del territorio con 2 pies de nieve, con temperaturas tan bajas como 30 grados bajo cero. En 6 días, el cuerpo recorrió 55 millas y capturó grandes cantidades de material enemigo.

La concepción del Ejército Rojo de las incursiones de caballería se extendía a operaciones más grandes, durante un período de tiempo más largo, y con un cuerpo de tropas más grande de lo que normalmente se considera como una incursión según la doctrina de los Estados Unidos. Una incursión realizada durante la Segunda Guerra Mundial incluyó todo un cuerpo y duró 135 días, gran parte de los combates se desarrollaron detrás de las líneas enemigas.

En el gran avance, la caballería del Ejército Rojo era un activo valioso para la persecución. Cuando una retaguardia enemiga intentó detener la persecución, la caballería pudo realizar amplios movimientos de flanqueo a través de pantanos y otros terrenos difíciles para golpear al enemigo en retirada en los flancos y bloquear las carreteras. Además, los soviéticos creen que la caballería es útil en el ataque a la artillería enemiga y a las características del terreno prominente para proteger las carreteras a lo largo de las cuales los blindados y la artillería autopropulsada pueden entonces avanzar con mayor facilidad.

Era una práctica del Ejército Rojo separar pequeñas unidades de caballería del cuerpo principal para reducir los puntos fuertes eludidos. Aquí la caballería atacaba por todos lados desmontada, apoyada por sus morteros y ametralladoras. Generalmente estas unidades destacadas tenían suficiente fuerza para reducir el punto fuerte rápidamente de modo que puedan volver a unirse al cuerpo principal de tropas de caballería.

La caballería era usada por la U.R.S.S., en conjunción con otras armas, de la misma manera en que es usada por otros ejércitos. La caballería se utiliza para misiones de reconocimiento, contrarreconocimiento, reconocimiento y patrullaje. Los soviéticos hacían un uso extensivo del reconocimiento y las incursiones de la caballería nocturna, particularmente durante el invierno.

Con la infantería, la caballería del Ejército Rojo se utilizaba con gran ventaja. Mientras la infantería sostenía al enemigo con un ataque frontal, toda la masa de caballería y tanques era lanzada por el flanco y la retaguardia del enemigo.

El mejor momento para enviar una fuerza de caballería, según el Ejército Rojo, era cuando la penetración inicial de las defensas enemigas se había realizado mediante un ataque frontal o envolvente. En ese momento, cuando el enemigo estaba levantando sus reservas y sus defensas estaban en un estado de agitación, el enemigo no había tenido tiempo de consolidar y organizar ninguna posición defensiva fuerte, y la caballería se encontraría con las condiciones propicias para el éxito.


Carros de ametralladoras Tchanka para Maxim M1910 de 7,62 mm rodaron por las estepas de Rusia. Esta es un arma del escuadrón de ametralladoras pesadas de la caballería.



Artilleros cosacos, hombres de una batería de obuses de un regimiento de caballería, entran en acción en el Cáucaso Norte.



Una patrulla de caballería cosaca recibe órdenes e instrucciones antes de partir en una misión de reconocimiento. La caballería del Ejército Rojo, a diferencia de la nuestra, lleva sus armas colgadas en la espalda o en el pecho, en lugar de en una funda de rifle enganchada a la silla de montar.

LA CABALLERÍA EN DEFENSA

En defensa, la caballería del Ejército Rojo se usaba para cubrir la retirada y para proteger los flancos y huecos entre las unidades. En condiciones extremas, las tropas de caballería desmontaban y participaban en combates defensivos como infantería. Siempre se tenía cuidado de esconder a los caballos en un área desprotegida por seguridad y para facilitar la retirada. En la defensa de bloqueos de carreteras o terrenos tácticamente importantes, la artillería orgánica y los morteros eran las armas defensivas básicas sobre las que se apoyaba la caballería soviética.

ENTRENAMIENTO

Inmediatamente después de la Guerra Civil Rusa, las fuerzas de caballería fueron mandadas en su mayoría por ex oficiales zaristas que se alistaron en el Ejército Rojo. Luego se estableció una escuela de caballería de oficiales para desarrollar oficiales de caballería de origen proletario. Esta escuela se convirtió más tarde en la Academia de Caballería del Ejército Rojo de Buddennyi de Moscú, y ahora es el instituto de caballería más importante de la U.R.S.S. Durante la guerra hubo nueve escuelas de entrenamiento de oficiales de caballería en funcionamiento.

Hombres alistados y suboficiales fueron entrenados en regimientos de reemplazo de caballería. Había 34 de estos regimientos durante la guerra.


Los guardias Cosacos de Don, miembros de un regimiento de caballería de élite del Ejército Rojo, descansan en las estribaciones de las montañas de los Cárpatos después de la acción en el Segundo frente ucraniano. El sable de hoja ancha es el arma tradicional de estos jinetes.

Los cursos de caballería en las escuelas de oficiales variaron desde 3 años en tiempo de paz, antes de 1937, hasta 12 meses durante la guerra. Los reclutas servían 2 años en el ejército de caballería en tiempo de paz. Durante la guerra, el entrenamiento básico del personal alistado duraba 8 meses. Durante este tiempo el recluta era entrenado en tácticas de campaña, armas individuales, topografía elemental, cuidado de caballos y equipo.

CONCLUSIÓN

La U.R.S.S., con grandes distancias y pocos caminos, y con severas condiciones climáticas durante gran parte del año, utilizó la caballería con gran ventaja durante la Segunda Guerra Mundial.

Por los resultados obtenidos, los soviéticos justificaron el uso de la caballería, no como un sustituto de los blindados y de las fuerzas mecanizadas, sino como un brazo independiente y como un complemento de los blindados y de la fuerza mecanizada en operaciones sobre terrenos abruptos.

La caballería rusa tuvo un gran poder en armas de apoyo. La organización estaba diseñada para proporcionar una fuerza de ataque pequeña y móvil con el apoyo adecuado de artillería, morteros y armas automáticas. La caballería y los tanques se combinaron en una organización eficaz y sin problemas.

En la Segunda Guerra Mundial, como en la mayoría de sus otras guerras, los rusos fueron capaces de utilizar grandes masas de caballería, ya que gran parte de los combates tuvieron lugar dentro de las fronteras o países adyacentes a su patria. Pero en largas distancias, la caballería no era tan económica. El transporte de caballos y equipo, especialmente el transporte naval, que habría sido necesario para los Estados Unidos en la Guerra del Pacífico, hubiera requerido una gran cantidad de instalaciones de transporte. De hecho, Estados Unidos mantuvo brevemente un regimiento de caballería en Nueva Caledonia a principios de la guerra, pero esta unidad estaba montada en caballos enviados desde Australia. La unidad existió como una organización montada a caballo sólo brevemente, ya que finalmente fue desmontada y enviada a la acción como infantería a otra parte en el Pacífico Sudoccidental. El único regimiento de caballería a caballo que vio acción en la Segunda Guerra Mundial fue el 26º de Caballería, un regimiento de exploradores filipinos que cubrió la retirada de las fuerzas estadounidenses y filipinas a la península de Bataan. Esta unidad luchó una acción clásica de la retaguardia de caballería desde Lingayan hasta Bataan. Su misión fue cumplida, aunque el regimiento fue virtualmente aniquilado.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Destacado

Doctrina soviética para el apoyo de la aviación a los tanques durante la guerra (década de los 60)

El gobierno norteamericano lleva varios años desclasificando toda documentación que tiene más de 50 años y no presenta un riesgo para sus i...

Artículos más vistos