La Campaña del Pacífico #11 Muerte en el Cielo

Fecha de publicación: 14/10/18
Podcasters: Dani CarAn (Dir) Antonio Gómez


Rabaul era la mayor base aeronaval japonesa de esa zona del Pacífico. MacArthur sabía que para volver a Filipinas debía capturar Rabaul, así que diseña la operación Tulsa con su estado mayor, con infantería de Nueva Guinea y la flota de Halsey  desde las Salomón. En ese momento, Rabaul estaba al mando del  general Tomitaro Homi.  No se sabía exactamente la dotación, pero se sabía qué tenía un complejo sistema de trincheras subterráneas, 43 cañones costeros, 400 piezas de artillería, y su aviación, que se calculaba en unos 50 o 60 Zeros y 50 bombarderos de todo tipo  en  seis aeródromos.  Más tarde se llegaría a la conclusión de que no  representaban  unas defensas tan extraordinarias, y empezó a caer el mito de la inexpugnble Fortaleza Rabaul.

Pero el Estado Mayor de Nimitz  no estaba por la labor de atacar Rabaul por el momento.  No querían grandes desembarcos donde podían perder muchos marines y  poner en peligro su flota.  Estaban demostrando que les funcionaba bien el tema de aislar islas y bases japonesas, para ir a las que realmente les interesaban, así que abogaban por dejar que Rabaul se muriese de hambre con un efectivo bloqueo a base de submarinos, y hostigarlos con la aviación  desde Nueva Guinea o alguna de las Islas Salomón.  El asalto a Truk estaba  muy fresco aún.

Para la operación Tulsa, MacArthur dispondría de 3 divisiones pero necesitaba la flota de Halsey una división de marines, y un gran apoyo aéreo. El comandante de la Fuerza Aérea de la zona, George Bett,  argumentaría que iba a necesitar una docena de aeródromos para la cobertura. McArthur utilizará todo su encanto y sus triquiñuelas, para desplazar a un montón de Seabees e ingenieros para crear esos aeródromos. Pero a finales del 42 tenemos la ofensiva en Buna que desvía todos los recursos, y más tarde Nimitz considera que no hay fuerzas suficientes para un desembarco  en condiciones, y acaba con la operación Tulsa. Y empezará el año 43  sin un plan claro para Rabaul. 

Pero pasarán los meses, y de nuevo encontrarán los recursos y las condiciones para destruir, si no la Fortaleza Rabaul, si la flota y los aviones japoneses allí estacionados, y machacar tanto sus aeródromos e infraestructuras, que ya no pueda servir como base avanzada. 

Pero los japoneses tienen un plan...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Destacado

Doctrina soviética para el apoyo de la aviación a los tanques durante la guerra (década de los 60)

El gobierno norteamericano lleva varios años desclasificando toda documentación que tiene más de 50 años y no presenta un riesgo para sus i...

Artículos más vistos