La infantería motorizada alemana al ataque, IV

Columna de vehículos de combate camuflados de la división
Grossdeutschand,  acompañados por un  sidecar.
En las anteriores entradas hemos estado viendo las características de la infantería motorizada alemana, su acción de reconocimiento y observación. En la entrada de hoy, vamos a ver cómo se despliega una unidad motorizada ante un enemigo, un terreno desconocido, o una detención en un momento o lugar prefijado. Esperemos que estéis aprendiendo y viendo que en el ejercito alemán, no se dejaba nada a la improvisación  pero eso sí, siempre que hubiera algún imprevisto, el comandante de campo tenía libertad para actuar según su impresión.

DESPLIEGUE. 

71. El ataque es precedido, por regla general, por el despliegue. El despliegue aumenta la preparación para la acción y permite a las unidades adoptar las formaciones mejor adaptadas para la próxima operación. La orden de desplegarse es dada generalmente por un comandante superior. También puede ser dado por el comandante del regimiento o batallón cuando manda una avanzadilla o una columna independiente. 

Si una formación de infantería motorizada es sorprendida por el enemigo, o se ve forzada a salir de la carretera por aviones o artillería enemiga, se desplegará por orden de su comandante o de los comandantes locales. Por lo general, el despliegue se llevará a cabo en movimiento. 

72. En el despliegue de las unidades, se deben utilizar en la medida de lo posible las carreteras y los senderos, a fin de avanzar rápidamente y ahorrar desgaste en los vehículos. El rendimiento a campo a través de todos los vehículos del regimiento, sin embargo, permite que el movimiento continúe fuera de las carreteras y pistas sin una gran reducción en la velocidad, a menos que el terreno ofrezca obstáculos considerables. 

Cuando la situación táctica lo permita, los comandantes durante el despliegue se situarán delante de sus unidades hasta que éstas hayan ocupado las posiciones que les han sido asignadas, tras lo cual se incorporarán a las compañías de vanguardia. 

El cuartel general avanzado sigue a los comandantes; el cuartel general de retaguardia sigue a la unidad. 


↓↓SIGUE↓↓


73. Cuando el tiempo es corto, el despliegue se llevará a cabo en las señales; de lo contrario, en las órdenes. 

74. En el despliegue de un regimiento, los batallones pueden colocarse uno al lado del otro, uno detrás del otro, o en escalones. 

Al desplegar un batallón, los comandantes de compañía conducirán a sus compañías lo más cerca posible hasta que se alcancen las posiciones asignadas, y entonces sólo desplegarán sus unidades. 

75. Las formaciones que se adoptan al avanzar desplegadas dependen de la misión, el terreno y la resistencia prevista del enemigo. Cuando la situación es poco clara, las tropas, por regla general, se moverán hacia adelante en una formación estrecha y profunda. Si la información sobre el enemigo y la misión da una indicación clara sobre la realización de la batalla, los batallones o compañías se pueden mover uno al lado del otro en orden de despliegue. 

La elección de la formación que deben adoptar las unidades se dejará a sus comandantes. Las compañías permanecerán el mayor tiempo posible en formaciones estrechas y profundas a fin de reducir las dificultades para desplazarse a través del país y escapar a la observación.

↓↓SIGUE↓↓


76. Las formaciones adoptadas por la infantería motorizada en vehículos de ruedas dependen en gran medida del terreno. Harán un uso considerable de las carreteras. 



77. Un batallón montado en vehículos puede ser señalizado para adoptar cualquiera de las dos formaciones: 
a) Batallón en formación de puntas de flecha; 
b) Batallón en formación de puntas de flecha invertida. 

Otras formaciones pueden ser ordenadas cuando el terreno y la situación lo requieran. 

78. En la formación de la punta de flecha, una compañía ocupa la primera línea, y dos compañías la segunda línea. 

En la formación de la punta de flecha invertida, dos compañías están en la primera línea y una en la segunda línea. 

79. La compañía de ametralladoras y la compañía de armas pesadas siguen a las compañías de infantería motorizada. Sus comandantes se apresuran inmediatamente después del despliegue al comandante del batallón, quien dará órdenes sobre las posiciones que las compañías van a ocupar, o sobre la protección. 

80. Los cañones antitanque asignados o adheridos a la marcha permanecerán con las compañías durante el despliegue, a menos que la situación exija la concentración de la defensa antitanque. 

81. La orden de despliegue, en general, contendrá: 
a) Enemigo y situación propia. 
b) Decisión, 
c) Reconocimiento, 
d) Órdenes de 
(1) los batallones o compañías de avanzada - si es necesario, órdenes de ocupar características topográficas importantes; 
(2) las unidades con armas de apoyo, en cuanto a la protección del avance en orden de despliegue; 
(3) los batallones o compañías que deben seguir en la retaguardia, si es necesario, las instrucciones para el reconocimiento y la protección de los flancos. 



e) La disposición del transporte a futuro. 
f) La posición del comandante. 
g) Comunicaciones. 

82. El reconocimiento de la batalla debe iniciarse a más tardar con el comienzo del despliegue. Cuando se despliegan en las señales, cada compañía envía una patrulla al frente y a un flanco abierto. Las patrullas permanecen a la vista. Estas patrullas deben complementarse lo antes posible con un reconocimiento a gran escala. 

83. Si las unidades ordenadas para el despliegue se pierden, serán recuperadas durante el avance. 

Si después del despliegue una fuerza se ve obligada a pasar a través de un desfiladero, no debe haber ningún agrupamiento ni delante ni al otro lado del desfiladero. Para evitar que esto ocurra, la fuerza se dispersará en profundidad a su debido tiempo. Al salir del desfiladero, se debe reanudar la formación original. 

84. Cuando avanzan desplegadas, las unidades de infantería motorizadas permanecen en sus vehículos mientras el fuego enemigo y el suelo lo permitan. Si se encuentran armas antitanque enemigas individuales, deben ser neutralizadas rápidamente por armas pesadas en montajes autopropulsados y cañones antitanque. Si el reconocimiento de la batalla revela que los obstáculos ocupados por el enemigo no pueden ser evitados por un desvío, los destacamentos se desmontarán y atacarán a pie, mientras que las fuerzas restantes se mantendrán a cubierto en sus vehículos. 

85. El fuego de artillería enemigo observado y los extensos obstáculos naturales suelen obligar a toda la formación a desmontar y a avanzar desplegada. 

86. La decisión de desmontar se deja, por regla general, al comandante de la compañía. 

87. Los comandantes de las formaciones ordenan el desmontaje sólo si su conocimiento de la situación general los lleva a suponer que los combates en vehículos no tienen perspectivas de éxito y han decidido lanzar un ataque general a pie. 

88. Las compañías de infantería motorizadas blindadas generalmente se encargan de su propia protección cuando desmontan. La infantería motorizada no blindada debe ser protegida durante el desmonte con armas pesadas, especialmente con cañones antitanque.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Destacado

Informe de la Luftwaffe sobre el despliegue de las tropas paracaidistas en Normandía.

Por Esaú Rodríguez Delgado En las próximas dos entradas vamos a mostraros un nuevo “Informe del Servicio de Inteligencia occidental d...

Artículos más vistos